Buscar
  • 42k

Alergias e intolerancias, ¿cuál es la diferencia?

Actualizado: 30 de may de 2019

L.NC. Adriana Domínguez Rodríguez.

Miembro del Consejo Consultor y Nutrición Kyäni LATAM



Cuántas veces no hemos sentido o visto a gente experimentar los desagradables síntomas después de haber comido o ingerido determinado alimento, esto es ocasionado por la respuesta del sistema inmune, por la intolerancia a alguno de los ingredientes ingeridos en situaciones diferentes que a menudo se confunden y no se tratan de manera adecuada.


Reacción del sistema de defensas


La ciencia establece que la reacción anormal a la ingestión de un alimento puede dividirse en dos grandes categorías:


  1. Alergias.

  2. Intolerancias.


Los síntomas suelen manifestarse en diferentes formas a través de la piel y vías respiratorias, en tanto estas últimas en el aparato digestivo, para la población en general existe cierta confusión al respecto.


Empecemos a despejar la confusión definiendo a la:


1. Alergia alimentaria es cualquier reacción anormal a uno o más alimentos o a alguno de sus componentes, incluso en cantidades pequeñas, el cual activa el sistema de defensa del organismo (inmunológico). Ésta alergia es causada por un alergeno, quien es el que provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico, entre ellas, la producción de anticuerpos, los cuales generan la segregación de sustancias químicas (histamina) que ocasiona varios síntomas, como picazón, inflamación de labios, náuseas, dolor abdominal, vómito, diarrea, tos, trastornos respiratorios o escurrimiento nasal.


"Una respuesta alérgica se presenta cuando el cuerpo libera histamina y otras sustancias que producen síntomas gastrointestinales, respiratorios y de la piel", explica el Dr. Javier Woo Muñoz, miembro del Consejo Mexicano de Otorrinolaringología.


2. Intolerancia a los alimentos: es la que produce síntomas parecidos a las alergias; sin embargo, el organismo aquí no libera a la histamina.


"Una persona con intolerancia (alimentaria) generalmente puede consumir pequeña cantidad del alimento sin tener respuesta. Por el contrario, si presenta sensibilidad, hasta la más mínima porción de la sustancia es capaz de originar el problema en forma inmediata", así lo menciona el especialista de la Sociedad Mexicana de Alergia en Otorrinolaringología y Medicina Ambiental.



"No tolero la leche" . A diferencia de la alergia, donde responde el sistema inmunológico, provocando una serie de signos y síntomas, en la intolerancia alimentaria lo que se afecta es el metabolismo, el ejemplo más común y de las más frecuentes en México y toda América Latina.

es la intolerancia a la lactosa, que de acuerdo al Dr. Woo Muñoz, es un problema ocasionado por la falta de una enzima (lactasa) necesaria para asimilar el azúcar de los productos lácteos (lactosa) debido a un error en el código genético que sirve como "molde" para formar tal sustancia y, en menor medida, por lesiones en el intestino delgado.


La leche es de los alimentos que más casos de intolerancia provoca, siendo los malestares que aparecen por este desequilibrio pueden variar en cada persona, entre estos malestares están:

  • Calambres estomacales.

  • Cansancio.

  • Diarrea.

  • Náuseas.

  • Gases.

  • Inflamación intestinal.


Generalmente los síntomas se presentan entre 30 minutos a 2 horas después de haber comido o bebido alimentos con lactosa (incluyendo claro, los quesos); la intensidad de las molestias se relaciona con la cantidad que haya consumido cada individuo y que pueda tolerar; sin embargo, cuando el problema es excesivo puede llegar a causar una grave pérdida de peso y desnutrición.


Diagnóstico adecuado y tratamiento:


Es necesario acudir con el médico general quien hará una serie de preguntas a la persona que empiece a tener síntomas, cualquier problema de salud previo, así como acerca de su estilo de vida, incluyendo trabajo, hábitos de alimentación y diversión, esto con el fin de identificar claramente si el problema se debe a una alergia o intolerancia,


Es de suma importancia que nos realicen éste tipo de interrogatorios ya que es una de las fuentes más importantes de información para establecer un diagnóstico adecuado. Ésto porque la tendencia a desarrollar alergias es hereditaria, por lo tanto es de suma importancia que el médico sepa si en la familia se han presentado anteriormente casos de sensibilidad extrema a determinados alimentos.


Para el tratamiento de alergias, indudablemente existen diversas estrategias una de ellas y la mejor, es evitar la exposición a la sustancia responsable.

A veces a las personas con sensibilidad a ciertos alimentos, como lo son el huevo o trigo, resulta aparentemente sencillo eliminarlos de la dieta cuando se presentan en su forma entera natural. Pero es una realidad que no es fácil estar seguro de que estos mismos alergenos se incluyan en determinados alimentos preenvasados, ejemplo: las salsas, lo que hace muy necesario leer el etiquetado de cada producto que se consume, sobre todo la sección de los ingredientes.


También uno de los aspectos más engañosos para el diagnóstico de una intolerancia alimentaria es que algunas personas son sensibles no al alimento, sino a una sustancia o ingrediente utilizados en su elaboración de algún producto con ese alimento, como es el caso de aquellos que contienen lactosa, glutamato monosódico, trigo, sulfitos y/o salicilatos. Por ello la necesidad de que como en el caso de los bebés, se les ofrezca alimentos nuevos una vez por 3 días consecutivos y por una semana, el propósito de ésta práctica es ver su reacción a los mismos alimentos, y hacerlo sin mezclarlos con otros, a fin de poder identificarlos claramente, si causa algún signo o síntoma.


"Existe la posibilidad de que la intolerancia esté asociada a otras enfermedades de mala absorción, como infección del intestino delgado, lo que subraya la necesidad de un diagnóstico y tratamiento oportuno", asegura el Dr. Woo Muñoz.


Una vez detectado que el origen del malestar es la intolerancia a la lactosa, se recomienda limitar su presencia en la dieta cotidiana, y productos derivados de la leche, lo cual actualmente es sencillo gracias a la gran variedad de presentaciones deslactosadas que existen en el mercado.


Pero como recomendación profesional y nutrióloga, es mejor no buscar algo que tu mismo cuerpo ya está rechazando ya que esa proteína no la digiere, es mejor cambiar por completo los hábitos, un adulto ya no absorve el calcio como lo hacíamos a edades tempranas entre nacimiento hasta los 7 años aproximadamente, así que, ya sabes diferenciar entre alergia e intolerancia, aprende a tratarlas y sé cada vez más saludable para tí mism@!

177 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo