Buscar
  • 42k

Alimentación y Nutrición para el Bienestar del Adulto Mayor.

Dr. César Fernández.

Miembro del Consejo de Nutrición Kyäni LATAM.



Un placer saludar a nuestros adeptos lectores de este su Blog Kyäni, este día estaremos conversando sobre un importante segmento poblacional que cada vez va en aumento respondiendo a los avances de las Ciencias de la Salud, incluidos los de la nutrición humana, que han permitido prolongar nuestra esperanza de vida considerablemente, la cual se sitúa por encima de los 70 años en países de alto nivel de bienestar.


El avance en la tecnología preventiva y curativa de muchas enfermedades, aunado a la baja exposición a condiciones riesgosas, aumentan las expectativas de llegar a la tercera edad en mejores condiciones de salud y vivir una vejez apropiada. Sin embargo, este resultado ideal puede verse opacado si la calidad de vida de las personas de edad avanzada no cumple ciertos principios mínimos. El estilo de vida saludable y el concepto de calidad de vida ha adquirido mucho protagonismo en la tercera edad, que no se conforman con una larga existencia, sino también desean llegar a viejo en el mejor estado físico y mental.


Una alimentación adecuada es el primer paso, enmarcado en un principio de estilo de vida saludable, seguido de las necesidades individuales según sea el caso, considerando la edad obviamente, pero además, las condiciones de salud en particular, esto y la práctica regular de ejercicios, según la condición física individual y el abandono de malos hábitos como: tabaco, alcohol, automedicación, comidas rápidas etc, sin olvidar la importancia de mantener la mente ocupada en actividades recreativas que sumen a tu salud mental, son los pilares a tomar en consideración para lograr este propósito de vida.


La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en 1991 una resolución que incluye los principios de las naciones unidas en favor de las personas de edad para que los países afiliados los adapten a sus programas de salud pública y son que tengan:

  1. Independencia,

  2. Participación,

  3. Cuidados,

  4. Autorrealización,

  5. Dignidad.

Determinadas alteraciones y enfermedades se relacionan con desequilibrios en la alimentación, sea por exceso de algunos nutrientes, que pueden causar obesidad, hipertensión, colesterol elevado, etc.; o por déficit, como falta de vitaminas y minerales, que provocan anemia, falta de apetito, caída de cabello, perdida de masa muscular etc.


Alimentarse no sólo consiste en comer para vivir o saciar el hambre, constituye una necesidad que podemos aprovechar para mejorar la salud o, al menos, para no empeorarla. Factores ambientales (costumbres y cultura del lugar en que vivimos, modas y medios de comunicación, entorno familiar), personales (sexo, edad, preferencias, religión), el grado de actividad (sedentaria, ligera, moderada) y el estado de ánimo influyen en nuestra alimentación.


Siendo que la mayor parte de las personas de la 3ra edad presentan malnutrición siendo esta no solo falta de alimentación sino la falta del suministro suficiente en macro y micronutrientes según requerimientos individuales. Un estado nutricional alterado constituye un factor de riesgo, es un agravante que se asocia a numerosas enfermedades crónicas y también deteriora el pronóstico en el curso de patologías agudas. Se sabe que en los senescentes existe una relación recíproca entre nutrición y enfermedad; así por ejemplo se enferman más los ancianos desnutridos y se desnutren más los ancianos enfermos. Por otra parte, un estado nutricional adecuado contribuye positivamente al mantenimiento de la función en los diferentes órganos y sistemas.


Existen elementos relacionados con el envejecimiento que se asocian en forma directa con una malnutrición:

  1. Labilidad emocional de los adultos mayores que los lleva a la anorexia o a la sobrealimentación según sea el caso para llamar la atención.

  2. Disminución de los sentidos del gusto y el olfato con las consecuencias obvias.

  3. Alteraciones gastrointestinales provocadas por una menor acidez gástrica y un vaciado intestinal más lento, asociado muchas veces a la variedad de medicamentos que deben ingerir.

  4. Falta de piezas dentales que dificulta la masticación apropiada en el lugar donde inicia la nutrición, la boca.

  5. Disminución de los sentidos de la visión y el auditivo.

  6. La ingesta de agua es otro de los aspectos esenciales de la nutrición, las personas mayores muestran un mayor riesgo a la deshidratación, por un descenso del agua orgánica total.

Todo lo anteriormente descrito abona para que ellos opten por lo más fácil de preparar e ingerir como las dietas ricas en carbohidratos y azúcares refinados.


Dicho esto es clave poder elaborar una alimentación balanceada y nutricionalmente apropiada como hemos mencionado tomando en consideración todos estos aspectos y es allí donde se vuelven una pieza esencial los suplementos nutricionales que difícilmente por alguna o varias de estas razones ya expuestas podrán ser aportados solo con la alimentación, nuestra responsabilidad para con ellos entonces estriba no sólo en poner especial cuidado en las sugerencias hechas sino en buscar los suplementos nutricionales que reúnan las cualidades de calidad y eficiencia según sus requerimientos individuales y de acuerdo con su médico tratante para así obtener los mejores resultados y evitar efectos adversos o interacciones de estos con la medicación prescrita para sus condiciones de salud preexistentes.


Espero que estas breves sugerencias generales puedan ayudarte a entender y a enfocar de una forma más cuidadosa y empática la importancia de la alimentación y la nutrición en nuestras familias de la 3era edad para lograr ese bienestar y calidad de vida que tanto deseamos y que ellos se merecen….



BIBLIOGRAFÍA

1-Desnutrición del anciano: Causas más frecuentes de desnutrición específicas del anciano .http://www incredimail.com:asp.2005

2-Gómez Vital M, Zulueta Torres D. Vigilancia alimentaria nutricional en hogares de ancianos. Rev Cubana Med Gen Integr. 2001;17(6):526-31

3-https://fiapam.org/wp-content/uploads/2012/10/Nutricion-y-Cuidados-del-Adulto-Mayor.pdf





71 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo