Buscar
  • 42k

Alteradores endocrinos en la vida cotidiana

Dr. César Fernández.

Miembro del Consejo de Nutrición Kyani LATAM.



El sistema endocrino (hormonal) es una red de glándulas en nuestro cuerpo. Estas glándulas producen hormonas, las cuales afectan el crecimiento, metabolismo, y cómo nos desarrollamos y funcionamos sexualmente. En nuestro cuerpo encontramos hormonas, que son moléculas encargadas de la señalización y comunicación entre células y órganos, estas son esenciales para el correcto funcionamiento de numerosas funciones corporales. Los disruptores endocrinos (alteradores, eso significa disruptor) son químicos capaces de mimetizar (simular) nuestras hormonas y, por tanto, de alterar el correcto funcionamiento corporal y afectar negativamente a nuestra salud.


Podríamos estar expuestos a los disruptores endocrinos al absorberlos a través de:

  1. Nuestra piel en contacto con telas y jabones,

  2. Nuestros pulmones cuando respiramos,

  3. En el agua que bebemos,

  4. Los alimentos que comemos.


Los disruptores endocrinos se encuentran en muchos de los productos que usamos diariamente. Para citar algunos ejemplos de lo importante que es el correcto funcionamiento del sistema endocrino cito algunas funciones de este:


  • El sistema endocrino influye en el desarrollo de nuestro cerebro y sistema nervioso.

  • La glándula tiroides controla el calor del cuerpo, el crecimiento de los huesos y el metabolismo;

  • Los ovarios (en las mujeres) y los testículos (en los hombres) claves en la reproducción;

  • El páncreas produce insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre solo para mencionar algunos. Por ejemplo, el cuerpo podría producir hormonas sexuales en exceso antes de la pubertad.

  • Interferir en la función de las hormonas, causando que el cuerpo responda incorrectamente.

  • Causar que el sistema endocrino produzca muy poco o mucho más de una hormona en particular, como por ejemplo la producción reducida de insulina.


Estudios en animales han demostrado que los disruptores endocrinos afectan al sistema nervioso (cognitivo), la salud reproductiva (problemas de fertilidad y pubertad precoz), causan cáncer de ovario, próstata y mamario, así como son obesógenos o sea pueden causar obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares. Esto causa preocupación en relación a sus efectos en la salud de los humanos.

¿Que debemos hacer y cómo debemos actuar como comunidad? Cuando sea posible, limite el contacto con productos que sospecha alteran el sistema endocrino. Por ejemplo, evite comprar alimentos que han sido rociados con químicos dañinos y lavarlos apropiadamente si los compra o utilizar envases sospechosos, poniendo en práctica las acciones a seguir recomendadas a continuación:


CÓMO REDUCIR LA EXPOSICIÓN: Los disruptores endocrinos son muchos más de los que se creía hace solo diez años, la lista actual de los conocidos alcanza las 312 sustancias y no dejará de crecer a medida que se vayan realizando pruebas sobre las más de 100.000 moléculas químicas que la industria ha desarrollado. Pese a lo extendidos que están, sin embargo, ciertos hábitos pueden ayudar a disminuir su impacto, en la dieta:


1. Los productos lácteos enteros y en general la grasa animal acumulan muchos disruptores endocrinos.

2. Elige siempre que puedas alimentos orgánicos, especialmente en el caso de fresas, zanahorias, lechugas, manzanas, peras, melocotones, espinacas, uvas, pimientos, naranjas, patatas, tomates, calabacines o pepinos.

3. No consumas los alimentos envasados en plástico, sobre todo los que tienen los códigos de reciclaje siguientes: liberan antimonio y ftalatos, estireno, bisfenol A, evita también las latas con recubrimiento interior.


EN LA HIGIENE:

Utiliza jabón a base de glicerina y otros productos de cosmética natural y ecológica certificada, incluidos maquillajes y pintalabios. Rechaza los productos con parabenos (etilparabeno, butilparabeno, metilparabeno y propilparabeno), triclosán, aromas y perfumes sintéticos o filtros solares químicos.


EN LA CASA:

Sustituye los productos de limpieza convencionales por detergentes con certificación Ecocert o por productos naturales como el bicarbonato, el vinagre, el limón, el jabón natural y el agua oxigenada. Elige madera maciza, metal, cristal o cerámica en lugar de plásticos para todo tipo de usos: muebles, juguetes, utensilios de cocin, evitando usar sartenes y ollas con plástico antiadherente tipo teflón.

Evita los insecticidas domésticos y utiliza repelentes naturales.


FUERA DE CASA:

Pide que utilicen papel para imprimir sin bisfenol en las tiendas. 10. Evita en la medida de lo posible la utilización de medios de transporte con motores de combustión. 11. No limpies la ropa en la tintorería o asegúrate de que no utilizan percloroetileno como disolvente para quitar las manchas. 12. Exige a los representantes políticos que se tomen medidas para controlar los disruptores endocrinos y participa en las campañas de las organizaciones ecologistas.

En el siguiente cuadro observaras los disruptores endocrinos mas conocidos…

Existe una población que es altamente vulnerable a dichos compuestos, dada su capacidad de cruzar la placenta y estar presentes en la leche materna, los fetos y los bebés lactantes pueden estar expuestos a los disruptores endocrinos. Esta exposición en estos determinados momentos es de especial importancia ya que son etapas cruciales del desarrollo. En este periodo, el cuerpo es especialmente vulnerable a los efectos de exposiciones ambientales como serían los disruptores endocrinos. Alteraciones en estas etapas pueden por tanto, perturbar el correcto desarrollo del organismo y tener efectos en la salud a largo plazo.


¿Qué podemos hacer al respecto?: No hay que alarmarse, nuestra salud no solo depende de la exposición a disruptores endocrinos, hay que mantener un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada, realizando actividad física y evitando hábitos nocivos como el tabaquismo, adicionalmente, como personas consumidoras, podemos ser conscientes de lo que compramos y utilizamos, podemos hacer pequeños cambios en nuestro día a día para reducir nuestra exposición a los disruptores endocrinos como, por ejemplo, evitar calentar la comida en ollas de plástico o teflón, sustituyendolos por los de vidrio o cerámica; utilizando botellas de acero inoxidable o de vidrio; evitar los cosméticos que contienen estos químicos; reducir la ingesta de comida procesada y enlatada; o comprar fruta y verdura ecológica y de proximidad, lo que si no podemos hacer definitivamente es cerrar los ojos a esta realidad frente a nosotros pues aparentemente nos está causando más daño del que se quiere aceptar en la actualidad.

Bibliografia:

*www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/endocrine

*Brunel S. Disruptores hormonales: un nuevo reto ambiental [Internet]. Madrid: Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud; 2001 [citado 5 abril 2017]. Disponible en:http://istas.net/descargas/informe1.pdf

*PubMed 2020. https://pubmed.ncbi.nlm.nih. gov/?term=endocrine disruptors.

*Kabir ER, Rahman MS, Rahman I. A review on endocrine disruptors and their possible impacts on human health. Environ Toxicol Pharmacol 2015;40:241-258. .doi: https://doi.org/10.1016/j. etap.2015.06.009.



72 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo