Buscar
  • 42k

ANTIOXIDANTES


Dr. Rodolfo Vega

Miembro del Consejo Consultor Científico Kyäni LATAM



Antes de hablar de antioxidantes, hay que entender el concepto de radicales libres. ¿Qué son los radicales libres? Estos son productos residuales del metabolismo que se lleva a cabo en el interior de nuestras células, en palabras más sencillas es el resultado de lo que comió la célula y excreto al torrente sanguíneo. Estos radicales libres recorren nuestro organismo intentando robar un electrón de las moléculas estables con el fin de alcanzar su estabilidad electroquímica. Ellos viven en un mundo tan diminuto como el tamaño de una molécula o de un átomo. Es importante saber que los radicales libres tienen mucho que ver con algo que es vital para nuestra supervivencia el oxígeno.


El oxígeno juega un doble papel:


1. Como todos sabemos es vital para la vida y

2. Gracias al oxígeno, nuestras células fabrican moléculas de ATP, y las moléculas de ATP pueden fabricar energía,


Pero la pregunta es, ¿Cómo sucede este proceso? El oxígeno y los nutrientes llegan a las mitocondrias, estas son las fábricas de energía de las células. Estas se reproducen por sí mismas, disponen de un ADN propio, lo que significa que una mitocondria puede producir una segunda, y este una tercera, y una cuarta, siempre que la célula necesite mayores cantidades de ATP. Dentro de la mitocondria, oxígeno y nutriente se unen para formar ATP, anhídrido carbónico y agua. El ATP nos proporciona energía y el anhídrido carbónico sale por la respiración. Durante este proceso que se lleva a cabo dentro de las células, especialmente en las mitocondrias se producen como residuos secundarios estos radicales libres. A mayor cantidad de oxígeno utilizado en situaciones que generan estrés, mayor producción de radicales libres, estos radicales libres son los malhechores del cuerpo, hacen daño, atacan las células y lesionan el ADN mitocondrial, y finalmente se produce menos energía. Como consecuencia de esto las células y el organismo comienzan a envejecer y a mayor cantidad de radicales libres mayor deterioro del organismo.


Por lo tanto la mayor fuente de radicales libres del cuerpo es la generación de energía, pero hay otras fuentes como las enfermedades que producen inflamaciones, el estrés la polución, y los trastorno inmunológicos.


Los radicales libres en principio no suponen ningún problema para los seres vivos, ya que el organismo dispone de varios sistema de defensa. La defensa ANTIOXIDANTE endógenas, encargadas de su neutralización, sin embargo cuando se rompe el equilibrio entre producción y neutralización, bien por aumentar la producción o disminuir la eficacia de las defensas antioxidantes, el exceso de radicales libres representa un serio peligro para el organismo, oxidando a una gran variedad de macromoléculas celulares.


Esta situación de exceso de radicales libres se conoce como estrés oxidativo.

Conocemos defensas contra los radicales libres, estas defensas naturales son enzimas fabricadas por el propio organismo: la superóxido dismutasa, la catalasa, y la glutatión peroxidasa, otros elementos que nos ayudan a lidiar con estos delincuentes que se roban electrones a todas las moléculas y átomos con que se encuentran son el ácido úrico y la ceruloplasmina, pero las defensas antioxidante incluye nutrientes como la vitamina C, la vitamina E, y los betacarotenos.


Hay una reflexión importante, nuestro cuerpo no se molestó en producir antioxidantes, porque ya estaban disponibles en la naturaleza, nuestra principal fuente las plantas, pero a través de la historia hicimos el cambio de nuestra principal fuente de alimento, primero procesados y además dieta rica en carnes. Allí fue cuando se inició la oxidación en mayor cantidad , exageramos en la dieta en exceso de proteínas, y disminuimos la alimentación vegetal, que es donde se encuentran los antioxidantes naturales. Otra fuente importante de radicales libres es la ingesta de azúcares refinados, y de las grasas, por eso es importante además de otros el sistema antioxidante no enzimático, que incluye una serie de compuestos de bajo peso molecular, siendo los más importantes el glutatión reducido, la vitamina E (tocoferol y tocotrienol), la vitamina C, (ácido ascórbico) y la vitamina A, además los flavonoides, ácidos fenólicos, ácido úrico, algunos azúcares y aminoácidos, coenzima Q, y una hormona, la melatonina,también forman parte de los antioxidantes no enzimáticos.


Cuando consumimos plantas estamos creando en nuestro cuerpo un poderosos escudo protector compuesto por millones de unidades de estos antioxidantes.

Como conclusión podemos decir que los antioxidantes se encuentran presentes de manera abundante en el reino vegetal, especialmente en frutas y verduras, y estos antioxidantes son una pertenencia exclusiva del reino vegetal. Los antioxidantes como los tocotrienoles y la vitamina C, son también muy importantes y deben ser parte de nuestra dieta.

Y no olvidemos que los antioxidantes es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras células y lo más importante retardan el envejecimiento del organismo.

162 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo