Buscar
  • 42k

¿Apetito real o emocional?

L.NC. Adriana Domínguez Rdz.

Consejo Consultor Nutricional


El estrés constante de cualquier tipo de trabajo provoca fatiga y agotamiento.


Para liberarlo es necesario que exista una relajación del cuerpo, pero, por lo general ésta no la logramos tener de forma apropiada para nuestro verdadero descanso, por lo tanto el sistema de defensa se ve disminuido, lo que provoca, dolor de espalda por tensión muscular, constante dolor de cabeza, úlceras, alergias, resfriados, asma, colitis, inflamaciones, enfermedades coronarias y cáncer.

Evidentemente, todo esto sumado con una mala alimentación, nos hace más susceptibles a los efectos del estrés, es por eso que confundimos el apetito emocional con el real, en estas situaciones necesitas aprovechar las ventajas, así como recursos que tienes a la mano, siendo la regla de oro FoodChoicesNC: permanecer cercano a lo NATURAL, ¿cómo?, ingiriendo alimentos que no generen estrés adicional como las verduras, frutas y semillas naturales sin sal, estos alimentos evitarán que el cuerpo esté pidiendo comida de manera emocional.


  1. Grasas e Hidratos de Carbono: REFINADOS (simples), como el de papitas, frituras, galletas, cereales, barritas light, lite o proteínicas, alimentos dorados capeados, rostizados, fritos, etc.

  2. Cafeína o Taurinas: Café de grano, molido de sobres, de cafeterías, bebidas con taurina tipo energizantes, jugos, bebidas deportivas, proteínas, etc.

  3. Sodio: Congelados, enlatados, alimentos curados, empaquetados al vacío secos, semillas (cacahuates, nueces, etc).

  4. Comidas preparadas: Toda comida proveniente de restaurantes, comida rápida, incluyendo los postres.

Estos 4 inductores son cómplices de: Las enfermedades degenerativas como:

  1. Diabetes,

  2. Hipertensión,

  3. Hipertrigliceridemia,

  4. Hipercolesterolemia,

  5. Sindrome Metabólico,

  6. Hígado graso no alcohólico,

  7. Cáncer (diferentes tipos).

  8. Hipotiroidismo.

  9. Sindrome intestino irritable.

  10. Colitis.

  11. Gastritis, etc…

Entonces definiendo e identificando lo que es el apetito emocional:

  • Se dispara de repente, por lo general por tener horas de ayuno.

  • Te lleva a pensar en un ANTOJO en ESPECÍFICO.

  • Nada más que el ANTOJO puede saciar éste apetito.

  • Exige comer algo ¡ya!, en ese PRECISO INSTANTE.

  • Comer impulsado por la emoción, te hace sentir culpable al terminar de comer cualquier alimento.

  • Nunca se detiene al comer, sigue y sigue aunque se esté SATISFECHO.

Entendiendo esto, debes fijarte bien en los momentos del día que presentas estos signos o síntomas, para evitar una elección mala para nutrir a tu cuerpo así que ahora definamos al

Apetito real que es:

  • La sensación de apetito viene desde el estómago y es de forma gradual.

  • Está abierta a lo que se ponga en el plato, no pone pero al alimento.

  • Gusta y degusta el sabor de los alimentos.

  • Puede esperar un poco para ser saciada.

  • El estómago dice: cuando parar.

  • Comer por necesidad física, no crea sentimiento de CULPA.


En resumen para entender:

La ciencia nos ha mostrado, cómo la comida que elegimos, puede provocar cambios químicos y fisiológicos en el cerebro y alterar percepciones, estados de conciencia y comportamiento en el individuo, se puede ver la fuerte conexión entre nuestros estados de ánimo, emociones y vientres (sistema gastro intestinal), siendo no inusual el buscar algo dulce cuando por lo general nos sentimos molestos o tristes, así como dejar de comer si nos sentimos molestos, hacemos coraje antes de una comida o desesperado por resolver alguna situación.

En nuestra sociedad mexicana las emociones tienen gran carga e influencia sobre la conducta hacia los alimentos, y generalmente ésta es más fuerte por nuestras tradiciones culinarias, además de que se presenta más en personas con sobrepeso u obesidad, ésta tendencia y también sin descartar a a todas esas personas que estén realizando una dieta, cualquiera que sea ésta la dieta, y menciono esto porque debido a las restricciones sobre algunos alimentos es cuando nuestro deseo hacia estos se incrementan aún más y se nos hace por eso imposible el tener que dejarlos de lado por un tiempo.

El hambre emocional como ya vimos, es esa respuesta a las emociones que presentamos en ese momento, ya sea al estrés o bien por aburrimiento.

No saber controlar estas situaciones de otra forma que no sea comiendo confundiremos estos sentimientos sin ser conscientes de ello.


La solución para cambiar y retomar el control de tu cuerpo está en: generar nuevos hábitos.

Ejemplo hambre emocional: supón te sientes tristes (señal), eso te llevará a comer desconsoladamente (acción) por lo tanto te sentirás bien por el momento y después culpable (recompensa).


Así que ya sabes, si quieres cambiar ésta conducta, aquí te digo cómo. No dejes de leerme y compartirme.


57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo