Buscar
  • 42k

Contaminación ambiental y bienestar

Dr. César Fernández

Miembro del consejo de Nutrición Kyani LATAM.




Buen día apreciados lectores de este blog Kyäni, es un placer seguir comunicando con ustedes por este canal informativo, hoy revisaremos información relacionada con el impacto de la contaminación ambiental en el bienestar general de las personas y su responsabilidad en las condiciones de salud y calidad de vida del mundo moderno en que vivimos. Para iniciar hay que definir:


¿Qué es contaminación ambiental o polución?


R= Es la introducción de sustancias u otros elementos físicos en un medio, que provocan que éste sea inseguro o no apto para su uso. ​ El medio puede ser un ecosistema, un medio físico o un ser vivo. El contaminante puede ser una sustancia química o energía (como sonido, calor, luz o radiactividad).

Siempre es una alteración negativa del estado natural del medio ambiente y por lo general, se produce como consecuencia de la actividad humana considerándose una forma de impacto ambiental.

Si se disminuyera la contaminación atmosférica y acústica, los efectos del cambio climático se disminuirían y se mejoraría la salud y el bienestar de todos.


Se calcula que el 24% de la carga de morbilidad mundial, entendida como la proporción de personas que enferman en un sitio y tiempo determinado, y el 23% de todos los fallecimientos pueden atribuirse a factores medio ambientales. Debido a esto, uno de los mayores retos de la sociedad actual en aras de alcanzar una mejor calidad de vida para los habitantes del mundo, sería la mejora del medio ambiente.


El medio ambiente en el que vivimos, ejerce una clara influencia en nuestro estado de salud, el aire que respiramos, la calidad de alimentación que llevamos, nuestros hábitos de vida, etc., todos ellos son factores determinantes. Por lo que, un mayor número de espacios verdes y azules al igual que la promoción de estilos de vida saludables son esenciales para alcanzar ese nivel de calidad de vida al que todos aspiramos.


Por lo tanto, sería de suma importancia la aplicación de los conocimientos existentes en el campo de las interacciones entre el medio ambiente y la salud para poder diseñar estrategias preventivas y de salud pública más eficaces que mejoren las afecciones sanitarias mejorando de esta forma la calidad de vida.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que si el medio ambiente fuera más saludable, cada año se podrían evitar hasta 13 millones de defunciones.


¿Cómo se ve afectada nuestra calidad de vida por el medio ambiente?


Según la ciencia moderna, el concepto salud está condicionado por cuatro grandes grupos de determinantes:


  1. Biología Humana,

  2. Carga genética,

  3. Constitución física,

  4. El desarrollo y envejecimiento.

Los estilos de vida que tienen conductas de salud atrevidas como el sedentarismo, alimentación, estrés, violencia, conducción peligrosa, mala utilización de los servicios sociosanitarios, juegan un importante papel. Y si a esto le agregamos un medio ambiente con contaminación física, química, biológica, psicosocial y sociocultural, el entorno en que nacemos y nos desenvolvemos, es el principal causante de la situación de salud de una comunidad. Es una realidad que en las comunidades en las que el medio ambiente está deteriorado, los elementos relativos a la biología humana, el estilo de vida y la organización de la atención de salud también son inadecuados.


Una buena alimentación es básica para tener una salud robusta.


Es por ello, que los efectos que estos problemas ambientales generan en nuestra salud son diferentes. La calidad de vida está influenciada por la salud y otros factores, la realidad cotidiana siendo una percepción subjetiva de todos estos factores condicionantes. Esta realidad, ha provocado la aparición de un nuevo fenómeno, el de la migración ambiental, comunidades enteras han tenido que abandonar su residencia debido a impactos ambientales graduales o repentinos en su entorno. Ejemplos de esta realidad se han dado principalmente en los países menos desarrollados debido a sequías, tsunamis, terremotos, huracanes, pandemias, etc.


Hasta ahora, teníamos en mente que el deterioro de la situación ambiental del planeta tierra afectaba únicamente al resto de seres vivos. Su extinción y la destrucción de su hábitat, entre otras, eran situaciones que considerábamos ajenas a nuestro día a día. No ha sido hasta hace poco cuando hemos comenzado a tomar conciencia de que somos parte de este sistema. Lo que ocurre en el planeta, no es ajeno al ser humano porque el ser humano es parte del planeta. Prueba de ello son los últimos desastres naturales.


La necesidad de un ambiente seguro, es una necesidad básica humana. Un ambiente seguro debe de cumplir con condicionantes idóneos de salud: como agua apropiada para el consumo humano, disponibilidad de alimentos, vivienda, educación, servicios de salud, equidad y seguridad social, pero también requiere de una educación ambiental. Es necesaria, entonces, una reflexión en la que tenemos que tener presente la teoría del efecto mariposa: “Los físicos del caos dicen que el batir de alas de una mariposa en Tokio puede causar una tempestad en Amsterdam. Con este ejemplo, denominado efecto mariposa, los seguidores de esta disciplina simbolizan la no linealidad, es decir, aquellos sistemas de los que se conoce perfectamente como empiezan, pero no se saben cómo pueden acabar.”


Los espacios verdes y azules, refrescan las ciudades y es indudable que una naturaleza sana es un mecanismo clave para la salud pública, ya que reduce las enfermedades y promueve el bienestar y la salud.


Ante la contaminación, las soluciones ecológicas ofrecen un triple efecto beneficioso para la salud, la sociedad y el medio ambiente.


Los ecosistemas acuáticos, conocidos como espacios azules, y verdes de calidad en las zonas urbanas favorecen la salud y el bienestar de todos, ofrecen zonas para la actividad física, la relajación y la integración social y reportan mayores beneficios para las comunidades pobres.


Si lográramos gestionar entornos amigables y libres de su contaminación ambiental, y agregamos a estos estilos de vida saludables que comprendan ejercicio, sueño reparador, disminución del estrés y salud mental, combinado con una alimentación saludable y/o suplementación nutricional acorde a los requerimientos según grupo de edad o necesidades individuales, esto realmente haría la diferencia en cuanto al bienestar y calidad de vida de la humanidad en general, pero aún estamos distantes de esta meta; aunque no debemos de perder el norte y continuar en esta ruta pues es la correcta, si en verdad deseamos alcanzar un cambio en nuestro futuro venidero.


Bibliografía:

  • «Informe sobre la salud en el mundo La Financiación de los sistemas de salud. El Camino Hacia La Cobertura Universal» OMS.

  • MIGRACIONES AMBIENTALES Huyendo de la crisis ecológica en el siglo XXI Jesús M. Castillo virus editorial.

  • FOLCH I GUILLÉN, Ramón. Cambiar para vivir: sobre educación ambiental y socioecología. Barcelona: Oasis, 1993. ISBN 84-7901-071-1

  • CALVO ROY, Susana. Educación ambiental: conceptos y propuestas. Madrid: CCS, D.L. 1994. ISBN 84-7043-787-9

  • Dom. Cien., ISSN: 2477-8818 Vol. 2, núm. mon., may., 2016, pp. 225-234 http://dominiodelasciencias.com/ojs/index.php/es/index Ciencias de la salud Medio ambiente y la salud: un desafío Environment and health: a challenge

  • «Salud ambiental, desarrollo humano y calidad de vida» Pedro Mas Bermejo.

  • Cambio Climático Y Salud Humana – Riesgos Y Respuestas Resumen Actualizado 2008 OMS OPS OMM Y PNUMA.

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo