Buscar
  • 42k

Simbióticos: la hipótesis de la homeostasis y relación con el intestino.

Actualizado: may 4

L.NC. Adriana Domínguez Rodríguez.

Miembro del Consejo Consultor de Nutrición Kyäni LATAM.



El día de hoy, te traigo el resumen de un artículo muy importante donde se habla del consumo de los prebióticos + probióticos, que son denominados SIMBIÓTICOS, y cómo se ha sugerido que la salud y el bienestar están basados en la homeostasis o equilibrio entre los numerosos sistemas del cuerpo que controlan las funciones corporales 4 .


Siempre te recordaré que la dieta moderna es inmensamente diferente de la de nuestros antepasados del Paleolítico: en su dieta tenían una base anual de unas 500 plantas diferentes, mientras que en la nuestra tenemos menos de 50; comían la comida cruda y a menudo fermentada, mientras que nosotros conservamos, secamos y cocinamos nuestra comida, procesos conocidos por destruir muchos nutrientes sensibles y antioxidantes. Parece que nuestros antepasados ingerían 5-10 veces más fibra de lo que nosotros hacemos, por lo menos 10 veces más antioxidantes y 50 veces más ácidos grasos omega-3.

Evidentemente, la actividad física también ha cambiado mucho y somos muy sedentarios disfrazado del pretexto "practicidad".


Es más, si la gente supiera que nuestros antepasados comieron billones de veces más bacterias y hongos, se sorprenderían, no tenemos realmente ni idea de cómo nos han cambiado la alimentación-nutrición, pero no de forma favorable. La tierra era su principal despensa de comida, y estaba ampliamente “contaminada” con ingredientes microbianos. Esta puede ser la razón de por qué estamos observando ahora un aumento de varias enfermedades atópicas, infecciones y de las llamadas “enfermedades occidentales” 5 .

La flora o microbiota intestinal, como se ha investigado últimamente (e hipotéticamente los suplementos probióticos), tienen 5 funciones fundamentales de especial importancia sobre todo para los pacientes graves, además de hacerlo de forma normal:


  1. Reducción o eliminación de microorganismos potencialmente patógenos.

  2. Reducción o eliminación de varias toxinas, mutágenos, carcinógenos, etc.

  3. Modulación de los mecanismos de defensa inmunes innatos y adaptativos

  4. Promoción de la apoptosis.

  5. Y liberación de numerosos nutrientes, antioxidantes, factores de crecimiento y coagulación que son absorbidos y utilizados por el cuerpo.


Durante los últimos 30 años, ha aumentado el reconocimiento de cómo un entorno intestinal (flora o revestimiento mucosal, microbiota) alterada es fuente de enfermedades alérgicas y autoinmunes, así como de infecciones agudas y crónicas. Esto es particularmente cierto en pacientes bajo tratamiento médico y quirúrgico, y también, en pacientes que padecen diversas enfermedades agudas. Por lo menos otros 2 factores son igualmente importantes:

  1. La condición del sistema inmunológico, sobre todo antes de la enfermedad.

  2. Y la virulencia aumentada de los microorganismos potencialmente patógenos observada en estos grupos de pacientes.


Y cómo se relacionan los simbióticos con esto, bueno, desde un punto de vista genético, hay una amplia variación entre las diferentes Bacterias Ácido Lácticas (BAL). De hecho, la diferencia genética entre una BAL y otra puede ser mayor que entre un pez y un ser humano. La mayoría de las BAL consumidas, tienen baja capacidad de fermentar la fibra fuerte como la inulina, tienen pobres sistemas antioxidantes, no se adhieren al moco humano y, lo más importante, no sobreviven o lo hacen en pequeña cantidad debido a la acidez del estómago y a los ácidos biliares contenidos en el intestino delgado. Una bioactividad fuerte no puede esperarse de las BAL contenidas en el yogur, dado que son conocidas por su habilidad de crecer en ambientes libres de fibra y escogidas principalmente por su palatabilidad. En cambio, puede esperarse de las BAL que viven y crecen en las plantas, a menudo bajo condiciones adversas, que muestran una capacidad “promotora de la salud” mucho más fuerte. Estas BAL deben, para su nutrición y supervivencia, tener la capacidad de fermentar la fibra resistente. Esto, es probablemente la razón de mayor éxito clínico en pacientes muy graves que puede esperarse de las BAL recogidas de plantas cultivadas, forraje fermentado, masa fermentada para elaborar pan, chucrut y otros alimentos étnicos que funcionan como simbióticos.


Por esta razón, la importancia de consumir fibra dietética + alimentos fermentados, ayuda a tener una microbiota saludable, además de enriquecerla con vitaminas, minerales y noni para que los nutrimentos se aprovechen lo mejor posible en el cuerpo, así que ya sabes, la próxima vez que te ofrezcan alimentos fermentados, será momento de decirles que sí.


Bibliografía:


  1. Frame LT, Hart RW, Leakey JEA y cols.: Caloric restriction as a mechanism mediating resistance to environmental disease. Environmental Health Perspectives, 1998, 106:313-324.

  2. Bengmark S: Nutritional modulation of acute and “chronic” phase response. Nutrition 2001, 17:489-495.

83 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo