Buscar
  • 42k

Envejecimiento & Sistema Digestivo.

Actualizado: 13 de nov de 2019

L.NC. Adriana Domínguez Rdz.

Miembro del Consejo Consultor y Nutrición Kyäni LATAM.

El sistema digestivo juega un papel fundamental para mantener un cerebro joven y con una buena regeneración neuronal, evitando que suceda un envejecimiento rápido y no favorable.


Es increíble pensar, pero más que estudiado, que las bacterias intestinales juegan un papel primordial en este proceso, puesto que en patologías como la depresión, ansiedad, insomnio y muchas otras enfermedades de la mente, dependen de estas bacterias, y de nuestra alimentación durante toda nuestra vida.


Por eso la educación en nutrición así como medidas de prevención, pueden ayudar a las personas mayores a mantener o mejorar su salud neurona a través de su correcta digestión.


La calidad de alimentación en los mayores, en general es baja y no es por causa de recursos insuficientes, sino por la ignorancia y los malos hábitos adquiridos a lo largo de los años.

No quiere decir que las dificultades económicas no dejen de limitar la variedad y calidad de los alimentos que consumimos, pero una educación nutricional puede ayudar a que seleccionemos, preparemos las mejores opciones de nuestros alimentos dentro de nuestras posibilidades, ayudando y corrigiendo así los errores que venimos cometiendo.


Es una realidad que debo mencionar, pero el nivel educativo, el no vivir sol@, y ser mujer se relacionan habitualmente con una "mejor calidad de alimentación", y se compara con la edad y jubilación, que suelen tener poca influencia en la elección de alimentos poco saludable, pero se consideran 2 factores de riesgo para no llevar a cabo una nutrición apropiada. Por lo que, toda medida de información y educación, deben ser las herramientas necesarias para promover tanto una nutrición (alimentación) saludable entre estas personas, como obtener a consecuencia un envejecimiento activo saludable.


La educación en nutrición para ésta población, debe basarse en resaltar y tratar de fijar nuevos hábitos, apoyándonos en los beneficios que se pueden obtener con una buena alimentación y sabiendo comunicarles esto, ya que el adulto mayor suele ser resistente a los cambios por el arraigo a sus hábitos, evitando hacer énfasis en los efectos negativos que tienen sus malos hábitos y el no alimentarse saludablemente, ya que los hará más renuentes al cambio.


Un sistema digestivo saludable que ayuda y promueve un envejecimiento con menos complicaciones es:


  1. Lograr que tengan un equilibrio energético y un peso normal.

  2. Limitar ingesta energética de grasas saturadas y sustituirlas por insaturadas, eliminando las trans, por completo.

  3. Aumentar consumo de verduras y frutas, así como leguminosas, cereales integrales y frutos secos, que estimularán al sistema digestivo.

  4. Limitar ingesta de azúcares refinados.

  5. Limitar ingesta de sodio de productos industrializados, utilizar sal yodada.


Sin olvidar la hidratación, que juega un papel importante, ya que puede darse la deshidratación, sino se consume con regularidad o el adulto no toma interés en este punto.


El mayor aporte de agua se debe hacer entre comidas para evitar la dilución del jugo gástrico, lo cual provocaría una sensación de llenado que a su vez causa una disminución en la ingesta alimentaria normal, provocando a largo plazo desnutrición, si se continúa con esa práctica no saludable. Sin embargo, hay que tener cuidado y mantener una cierta ingesta de líquido con la comida porque bien es cierto debe consumirla para evitar la otra cara de la moneda, que sería la sequedad de boca, provocando dificultad de masticación y deglución, es por eso que debe entender el adulto que tomar agua antes de cualquier comida importante como desayuno, comida o cena, nos es muy favorable, sino por el contrario, es primordial para evitar la desnutrición por falta de apetito, y esto por un "llenado gástrico falso" inducido por beber mucha agua antes de su comida.


Con la edad, disminuye la capacidad del revestimiento gástrico para resistir las agresiones, lo que se puede traducir en un incremento del riesgo de úlcera gastroduodenal, en específico, personas que toman aspirina, antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o lleven tratamiento con muchos medicamentos (polifarmacia).


También el estómago sufre cambios fisiológicos-anatómicos, ya que no puede contener tanta comida (debido a la pérdida de elasticidad), disminuyendo la velocidad de vaciamiento gástrico al intestino delgado. Sin embargo, estos cambios generalmente no causan ningún síntoma perceptible. El envejecimiento tiene poco efecto sobre la secreción de jugos gástricos como el ácido y la pepsina, pero algunos trastornos que disminuyen la secreción de ácido, como la gastritis atrófica, se hacen más frecuentes, en estos tiempos.


Por eso es importante entender que el envejecimiento es un factor asociado a varios trastornos digestivos. En especial, las personas de edad avanzada tienen mayor probabilidad de desarrollar diverticulosis y de sufrir trastornos del aparato digestivo (por ejemplo: estreñimiento, diarreas, gases, inflamación, etc...) como efecto secundario producido por determinados medicamentos que esté tomando la persona.


Así que, invito a todo adulto mayor evitar creer, que es demasiado tarde adoptar un estilo de vida saludable, creer esto es un gran error!!, hoy sabemos que una alimentación sana y actividad física adecuada, pueden ayudar a prevenir discapacidades futuras, controlar el declive físico, funcional y mejorar en definitiva la calidad de vida en ellos.


La adopción de estilos de vida saludable para la digestión y participación activa del auto cuidado son especialmente importantes para esta etapa de la vida.



Bibliografía:

1. Gómez M, Machin MJ, Roque K, Hernández G. Consideraciones acerca del paciente geriátrico. Rev Cubana Med Gen Integr 2001; 17 (5):468-72.

2. Luo M, Fernández-Estívariz C, Manatunga AK, Bazargan N, Gu LH, Jones DP, et al. Are plasma citrulline and glutamine biomarkers of intestinal absorptive function in patients with short bowel syndrome? J Parenteral Enteral Nutr 2007; 31(1):1-7.

3. Casellas Jordá F. Estrategias clínicas en digestivo. Protocolos. Diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal <http://www.prous.com/digest/protocolos/view_protocolo.asp?id_protocolo=3> [consulta: 6 diciembre 2008].

4. Quinn MJ. Undue influence and elder abuse recognition and intervention strategies. Geriat Nurs 2008; 23(8):11.



152 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo