Buscar
  • 42k

Inteligencia emocional y bienestar general.

Dr. César Fernández.

Miembro del Consejo de Nutrición Kyani LATAM.



Hoy abordaremos un tema de mucha actualidad y de importancia clave en todos los aspectos de la felicidad, bienestar y el éxito del ser humano como ser la Inteligencia Emocional.


¿Qué es la Inteligencia Emocional (IE)?


La inteligencia emocional es en síntesis la capacidad de identificar y administrar tus propias emociones y las emociones de los demás. Esencialmente, la inteligencia emocional es la capacidad de percibir, expresar, comprender y gestionar las emociones y es importante porque cuanto más comprendamos estos aspectos de nosotros mismos, mejor será nuestra salud mental y nuestro desarrollo social.


El concepto de Inteligencia Emocional fue ideado por Peter Salovey y John D. Mayer, y popularizado por el autor Daniel Goleman a principios de la década de 1990. La teoría establece que, así como las personas tienen una amplia gama de habilidades intelectuales (IQ), también tienen una amplia gama de habilidades emocionales medibles que afectan profundamente su pensamiento y sus acciones. Pero ¿qué pasa si no has tenido suerte y no has nacido teniendo esta habilidad?


En un sentido muy real, todos nosotros tenemos dos mentes, una mente que piensa y otra mente que siente, y estas dos formas fundamentales de conocimiento interactúan para construir nuestra vida mental.

Cada vez hay más pruebas en torno a la importancia que juega la inteligencia emocional en el éxito en la familia, el trabajo, los negocios, la sociedad, la profesión y la salud, se estima en un 80% dicha importancia dejando solo un 20% al Coeficiente Intelectual (IQ).


Los estudios han demostrado que las personas con altos niveles de inteligencia emocional tienen un mayor éxito profesional, fomentan relaciones personales más fuertes, tienen habilidades de liderazgo efectivas y son más saludables que aquellas con poca inteligencia emocional (Cooper, 1997).”


¿Cuál sería la importancia entonces de la inteligencia emocional?

Según las revistas de Psicología actuales la inteligencia emocional es absolutamente esencial para formar, desarrollar y mantener relaciones personales cercanas y saber formar relaciones cercanas es esencial no sólo para tu vida personal sino también profesional, a nadie le gusta trabajar o tener una cita con una persona incapaz de establecer una conexión verdadera y si piensas que tú

puedes ser una de estas personas a las que le cuesta crear vínculo con los demás, no desesperes: a diferencia del coeficiente intelectual (IQ), que no cambia significativamente a lo largo de nuestra vida, la inteligencia emocional puede evolucionar y aumentar con la práctica.


¿Que podemos hacer para evolucionar y aumentar nuestra IE?

Para estar en contexto existen 6 emociones humanas esenciales que debemos reconocer e identificar con el fin de evolucionar nuestra IE. Estas son el Miedo, Alegría, Tristeza, Aversión (Asco), Sorpresa e Ira (Cólera). Que debemos hacer una vez identifiquemos estas emociones en nosotros mismos.


De acuerdo con D. Goleman se distinguen dos grupos de habilidades a desarrollar en la IE:


A) Inteligencia personal: esta clasificación integra las competencias que hacen referencia al modo en que nos relacionamos con nosotros mismos, donde podemos encontrar las habilidades sobre el autocontrol, la automotivación y/o el autoconocimiento.


B) Inteligencia interpersonal: la inteligencia interpersonal integra las competencias en referencia al modo de relacionarnos con los demás. En este grupo podemos hallar las habilidades sociales y la empatía.

Para lograrlo debemos enfocar en los aspectos a continuación….


1. Autocontrol: Capacidad para autogestionar las emociones, esto nos permite tener la capacidad de dominar nuestras emociones y no dejarnos llevar ciegamente por ellas. Es importante recordar que no podemos controlar las acciones de otras personas, sólo cómo nos sentimos hacia ellas(respuesta).


2. Automotivación: La motivación es personal, de adentro hacia fuera, no depende de factores externos, en recompensas o validaciones, por ello es muy importante saber automotivarse ante los retos y objetivos que nos propongamos.


3. Autoconocimiento: esta competencia hace referencia a la capacidad de ser conscientes de las propias emociones, pudiéndose definir y clasificar, dándoles nombre y observando el grado en que nos influyen, así identificamos que tanto inciden en nuestro estado de ánimo.


4. Empatía: Desarrollar la inteligencia emocional no debe focalizarse únicamente en comprender las propias emociones, es necesario comprender las emociones de los demás, lo cual se consigue mediante la empatía. El reconocimiento de las emociones de los demás, nos ayudará a crear vínculos afectivos más íntimos y sanos, Mirar directamente a los ojos abre la puerta de acceso a la empatía.


5. Habilidades sociales: para mantener un buen desempeño en las relaciones sociales, comprender las emociones que sienten los demás no resulta un recurso suficiente, pues es importante saber comunicarse y tener un buen trato con los demás, lo cual se consigue mediante el desarrollo de las habilidades sociales.


No es lo que te suceda es como respondas a lo sucedido lo que dará el resultado final.


En conclusión: podemos decir que tenemos en nuestras manos la habilidad de ser los arquitectos de nuestro propio destino en términos de felicidad, salud mental y éxito, mediante la edificación de nuestra IE de manera consiente y premeditada, el resultado está en nuestras manos.



Bibliografia

  1. https://theconversation.com/four-signs-you-have-high-emotional-intelligence-71165

  2. Berrocal, P. F., & Pacheco, N. E. (2005). La Inteligencia Emocional y la educación de las emociones desde el Modelo de Mayer y Salovey. Revista Interuniversitaria de Formación del profesorado, 19(3), 63-93.

  3. Goleman, D. (2018). Inteligencia emocional. Editorial Kairós.

  4. Howell, T. J. (2014). Daniel Goleman–Emotional Intelligence. Instructor.

  5. Salovey, P., & Mayer, J. (1990). Inteligencia emocional. Imaginación, Conocimiento y Personalidad, 9(3), 185-211.

  6. Trujillo Flores, M. M., & Rivas Tovar, L. A. (2005). Orígenes, evolución y modelos de inteligencia emocional. Innovar, 15(25), 9-24.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo