Buscar
  • 42k

Intestino Permeable

Dr. César Fernández.

Miembro del Consejo Científico y Nutrición Kyani LATAM.


Para lograr tener un sistema gastrointestinal sano es necesaria la combinación de varios factores como ser una adecuada nutrición, alcanzar un ritmo intestinal apropiado y que este sea regular. El tracto gastrointestinal es un órgano de una gran longitud (aproximadamente 9 metros en promedio) este está formado por numerosos órganos y estos a sus vez actúan sinérgicamente para llevar a cabo el proceso digestivo, estos son la boca el esófago, estómago, intestino delgado, colon y recto. Mantener un ritmo intestinal correcto y regular es conveniente para el mantenimiento de un buen estado de salud. No basta con comer bien, hay que tener además un sistema gastrointestinal sano. En la actualidad, las causas más frecuentes de problemas gastrointestinales son: trastornos psicológicos, viajes, sedentarismo, estrés o el cambio de dieta. Pero, a parte de estos problemas ocasionales, existen trastornos crónicos como: permeabilidad intestinal, estreñimiento, inflamación gástrica, En definitiva, son circunstancias que pueden repercutir en la salud y la calidad de vida. Y cuando en el sistema digestivo las cosas van mal, todo va mal. De ahí su sobrenombre de 2do. Cerebro. Muchos de los trastornos gastrointestinales se creen que están producidos por un mal funcionamiento del conocido eje intestino-cerebro-microbiota (2, 3, 4). 


La permeabilidad intestinal 

El estado del epitelio intestinal define la aparición o no de la permeabilidad inadecuada intestinal, las células que recubren el intestino funcionan como una barrera selectiva que permiten la digestión y absorción de los nutrimentos e impiden el paso de microorganismos, macromoléculas procedentes de la digestión y tóxicos. Esto se logra mediante las uniones estrechas entre las proteínas que conforman la pared intestinal llamadas enterocitos. Mantener la integridad y el paso de estas sustancias nocivas para nuestro organismo es precisamente la función de dicha barrera (1). Un intestino con permeabilidad aumentada es provocado cuando estas uniones proteicas se pierden dejando espacios en el epitelio intestinal aprovechado para ser invadido por toxinas, medicamentos, microorganismos que deberían eliminarse por el tracto digestivo, escapen hacia el torrente sanguíneo y al pasar a la circulación estas sustancias pueden afectar a varios sistemas del cuerpo como ser el sistema inmune, nervioso, respiratorio, hormonal etc. provocando una diversidad de síntomas inespecíficos como alergias, cefaleas, irritabilidad, depresión, mareos entre otros (2,4). Por lo cual mejorar dicha barrera es clave para mejorar tu bienestar y la salud intestinal.



¿Cómo brindar soporte a la salud digestiva?

Es allí donde es necesario entender la importancia que posee el manejo del estrés y una alimentación apropiada rica en frutas, vegetales y yogurts, que provean los prebióticos, probióticos y enzimas necesarias para la salud del microbioma intestinal y su adecuado funcionamiento. Es importante mencionar que las proteínas y aminoácidos en tu dieta también son fundamentales para mantener dichas condiciones de barrera en función optima.

Entre los alimentos de mayor relevancia y accesibles para el apoyo de la salud digestiva tenemos a la papaya en primer lugar entre las frutas por su alto contenido en enzimas digestivas como la papaína, fibras solubles(pectina), vitamina C y betacarotenos, complejo B y minerales como el potasio, magnesio, fósforo y calcio. Es por ello que la papaya se ha utilizado de forma tradicional en los países de origen como un remedio natural para facilitar un buen funcionamiento del sistema digestivo y mejorar los trastornos asociados a él. La papaína presente en la papaya es un agente digestivo, gracias a su capacidad de acelerar la conversión de proteínas de la dieta en aminoácidos, además de su enorme capacidad de alcalinizar nuestro PH gástrico. Además, gracias a su contenido en fibra soluble, puede actuar como regulador intestinal, ayudando a la evacuación en casos de estreñimiento y diarrea. Se recomienda de preferencia madurar en el árbol lo más natural y orgánica posible.

También son de igual importancia los simbióticos que no son más que los prebióticos y probióticos juntos. Para aclarar los términos, los probióticos se le dice a las bacterias buenas que sirven para reforzar la flora intestinal, entre los cuales los más reconocidos son los Lactobacillus y los Bifidobacterium.

Hay numerosas bacterias beneficiosas, pero entre las más conocidas están los Lactobacillus y los Bifidobacterium. Estas bacterias, de acuerdo con la bibliografía científica, están ligadas a la protección frente a la enfermedad causada por microorganismos, alivio de la intolerancia a la lactosa, alivio de alteraciones digestivas como el estreñimiento, pesadez estomacal y reducción de gases e inflamación estomacal, incremento de la función inmune y otros beneficios sobre la salud.

Los prebióticos por otro lado son el sustrato o el alimento por llamarlo de alguna forma que permite el crecimiento y desempeño metabólico, entre las cuales los más conocidos son los de FOS (Fructooligosacáridos) precisamente encontrados ampliamente en las frutas y verduras. Cuando logramos mantener la barrera intestinal en condiciones óptimas esto se manifiesta en la reducción del agotamiento crónico, mejora en nuestro estado de ánimo y el robustecer de nuestro sistema inmunitario. (2,3,4).

También es de suma importancia mencionar el importante papel del aminoácido glutamina, los antioxidantes en especial bioflavonoides, el betacaroteno y el zinc, los cuales estimulan la producción de proteínas y su unión estrecha para conformar la barrera del epitelio intestinal (6, 7, 8). Además, la glutamina es la principal fuente de energía de las células epiteliales en el intestino delgado. Varios estudios han demostrado los efectos beneficiosos de la glutamina en intestino permeable (5).

Compuestos como la NAC(N-ACETILCISTEINA) y la N-acetilglucosamina (11,12) presentan una acción antiinflamatoria mejorando el estrés oxidativo intestinal, y disminuye la producción de sustancias proinflamatorias (17). Los polisacáridos presentes en algunas plantas, como pueden ser los del Aloe vera, son capaces de fortalecer el sistema inmune (13). Existen también algunas plantas conocidas como mucílagos que son gastroprotectoras, entre ellas lo mas conocido es el olmo rojo y la chía (15, 16).



Referencias

1.        Franco García, M. D. C. (2016). Permeabilidad intestinal y enfermedades autoinmunes.

2.        https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0016508514002790

3.        https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4202342/4.        Emeran a. et al. Brain gut microbiome interactions and functional bowel disorders. gastroenterology. 2014 may; 146(6): 1500–1512.

4. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352345X18300602

5.    https://www.mdpi.com/1422-0067/20/20/5232/htm6.Amashehm M. et al. ann y acad sci 2009; 1165:267-73.

6. https://link.springer.com/content/pdf/10.1007/s00726-012-1264-4.pdf

7.        Baltes, S. et al. dev growth differ 2004; 46(6):503-14.

8.        Wang, X. et al. dig dis sci 2013; 58(1):77-87

9.        Benjamin, J. et al. dig dis sci 2012; 57(4):1000-12

10.     Das, S. et al. int j biol macromol 2011; 48(1):38-4

11.     https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/19490976.2019.1701353

12.     Hou, Y. et al. amino acids 2013; 45(3):513-22.

13.     Kelly GS. altern med rev 1999; 4(2):96-103.

14.     Deters, A. et al. j ethnopharmacol 2010; 127(1):62-9.

15.     https://idus.us.es/handle/11441/82306.

16.     https://digital.csic.es/handle/10261/194522

17.     Hou, Y. N-acetylcysteine reduces inflammation in the small intestine by regulating redox, egf and tlr4 signaling. Aminoacids 2013 sep;45(3):513-22


81 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo