Buscar
  • 42k

Nutrigenómica y Nutrigenética.

L.NC. Adriana Domínguez Rdz.

Miembro del Consejo Consultor y Nutrición Kyäni LATAM.


Cada vez más se habla de que el ser humano es longevo, que ha aumentado el número de años que vive, más no ha logrado aumentarlos proporcionalmente con la calidad de vida, ese es el gran debate en estos tiempos, ya que la gente que ha logrado vivir por más años pero aún no totalmente con SALUD. Está en constante análisis, el saber si estos años conseguidos de la población mundial van acompañados por una calidad genética individualizada o es un tema meramente ambiental (o sea el ambiente impacta directamente en el individuo y nada más), o que ambos trabajan en sinergia, teniendo por lo tanto repercusiones positivas y/o negativas en el ser humano.


Entonces, pensado en ésta afirmación de que: "hemos aumentado los años de vida pero sin salud", es porque existen diferentes causas alrededor de este tema, una causa de no lograr una salud al 100 a los 70 años es por la: genética; si le echamos la culpa a la genética de poder vivir más años, es porque sería 100% responsabilidad de nuestros genes el que duremos viviendo tanto con o sin calidad de vida, esto pensando, en que solo queremos vivir mucho, pero, la ciencia a visto que genes no son un tema que se pueda aislar o tratar como una unidad o un solo tema para lograr tener calidad de vida, como decía, hay diferentes causas que determinan ¿cuántos años viviremos y cómo los viviremos?, así que, esa otra causa es el: AMBIENTE que nos rodea, el cual se ha estudiado que sí tiene un impacto directo en nuestros estilos de vida, y el estilo de vida incluye a nuestra genética, por lo tanto estamos metidos en problemas, porque comprobaremos una vez más que deberíamos de adoptar realmente todas esas recomendaciones de salud que se nos hacen para poder llegar a los 70 caminando, sin problemas del corazón, de fracturas, de presión, diabetes, cáncer, etc. El ambiente y la genética van de la mano para demostrar que el mero enfoque de poder verdaderamente prevenir las enfermedades asociadas al envejecimiento, es saber equilibrar ambos conceptos.


Es aquí donde sí creo que podemos comenzar a hablar de una balanza, cuya misión es saber equilibrar nuestro ambiente con nuestra genética, llevando una interacción de ambas que nos permitan lograr alcanzar esa tan famosa frase de "calidad de vida", con esto, entonces podemos hablar de esa nueva área de conocimiento llamada nutrigenómica y/o nutrigenética, ambas se definen como:

La unión de 2 áreas de la ciencia donde el conocimiento esencial para la salud humana es: la nutrición y la genética.

Entonces, el trabajo en sinergia de genética más la nutrición, logra abordar enfermedades más complicadas y comunes que en los últimos 40 años han aumentado drásticamente a nivel mundial como son el cáncer, obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares y más, asociadas al crecimiento de las sociedades industrializadas, por lo tanto la nutrición necesita de la genética ya que estos factores mencionados anteriormente son parte del medio ambiente, que desencadenaron todos esos problemas de salud.

Si deseamos definir la predisposición individual para padecer enfermedades, pero así mismo lograr una prevención a futuro, debemos saber: cómo, dónde y qué come la persona, así como si hace o no ejercicio y mucho más datos que lo rodea, o sea, su ambiente, haciendo de toda ésta recolección de datos el mejor y propicio detallado de historia clínica para llevar una nutrición adecuada.


Entonces, es aquí donde también queda muy claro que las recomendaciones en materia de salud deben ser individualizadas, esta importancia que toma la nutrigenómica de reconocer las bases moleculares de nuestro organismo y las mismas que nos dictan de forma individual si existe un riesgo de enfermedad, entendiendo que los componentes de cada alimento que consumimos actuarán de forma particular personalizada en nuestro metabolismo, pero que si se trabaja con terapia individual de acuerdo a nuestros genes, esto nos dará más certeza de prevención a desarrollar cualquier enfermedad a largo plazo.


Es muy interesante cómo este tema entre nutrición y genes= nutrigenómica, ha cobrado relevancia la última década, ya que nos permite saber desde el cómo, por qué, para qué o por qué funcionan tanto en los platillos así como de forma aislada el alimento que consumimos, si es o no favorable a nuestro cuerpo.

La nutrigenómica también permite clasificar a cada persona dentro de un grupo y poder así recomendarle una dieta lo más cercano a lo individualizado a sus necesidades, porque si lo vemos de esta manera es imposible lograr llegar a tal grado de exclusividad, te pongo como ejemplo: es como querer hacer gas para cada estufa del mundo, no es ni práctico ni necesario, ni factible, vaya ni viable hacerlo para cada marca de estufas del mundo, ya que pueden todas éstas funcionar perfectamente con una de las 2 opciones, con gas butano o gas natural.


Así que, la nutrigenómica, es ese estudio de la interacción entre el genoma y los nutrimentos, todo el conjunto de metabolitos que serán incorporados en la dieta y/o se producirán a través del metabolismo. Entonces este tema se hace interesante pero también muy complicado porque hay múltiples posibilidades de combinación entre nutrimentos ARN, ADN, proteínas, etc, cuya interacción en cada una de las células del cuerpo humano, desencadenan o tiene efectos directos en la salud, es este escenario donde se considera que los nutrientes son en realidad mezclas de una amplia variedad de compuestos a diferentes concentraciones, lo que puede dar miles de resultados diferentes entre una y otra persona.


Definiendo entonces a la nutrigenómica: ésta será el estudio de interacción nutrimentos-genes (genoma), su investigación es a partir de la identificación de genes que interaccionan con nutrimentos, con el objetivo de descubrir las vías metabólicas con las cuales estos genes se encuentra implicados y realizan la interacción entre nuestro cuerpo (genes) y alimentos (nutrimentos) que comemos.

Mientras que la nutrigenética y las dietas individualizadas, estudiará, esa influencia de diferentes variantes genéticas en la interacción entre la dieta y el estado de salud, es la que nos determina el riesgo de padecer una determinada enfermedad a nivel genético relacionadas con lo que come la persona.


Mi consejo es, que mientras se termina de descubrir, afirmar o categorizar estos avances científicos, debemos darle al cuerpo los mejores ingredientes, alimentos, nutrimentos, suplementos, para que esté siempre nuestro organismo en homeostasis (equilibrio), recuerda hidratarte, hacer ejercicio, dormir, no fumar, etc. para lograr así un envejecimiento saludable.


Aquí abajo déjanos tus comentarios o mándame tu correo a nutricion@kyanicorp.com


Bibliografía:

  1. Dong Z: Effects of food factors on signal transduction pathways. Biofactors, 2000, 12:17-28.

  2. Ordovas JM: The quest for cardiovacular health in the genomic era: nutrigenetics and plasma lipoproteins. Chadwick R: Nutrigenomics, individualism and public health. Proc Nutr Soc 2004, 62:161-6.

  3. Stoehr JP, Nadler ST, Schueler KL, Rabaglia ME, Yandell BS, Metz SA, Atie AD: Genetic obesity unmasks nonlinear interactions between murine type 2 diabetes susceptibility loci. Diabetes 2000, 49:1946-54.

  4. Arab L: Individualized nutritional recommendations: do we have the measurements needed to ssess risk and make dieary recommendations? proc Nutr Soc 2004, 63: 167-72.

  5. Willett WC: Balancing life-style and genomics research for disease prevention. Science 2002, 296:695-8.



65 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo