Buscar
  • 42k

Omega 3,6 y Eicosanoides.

Dr. Rodolfo Vega Llamas.

Miembro del Consejo Consultor Científico Kyani LATAM.


Recordemos que los ácidos grasos 3, 6 y 9 son fundamentales para el mantenimiento de las membranas celulares, la absorción y transporte de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y para producir hormonas de gran importancia como las prostaglandinas que regulan diversas funciones como la presión arterial sanguínea, la coagulación de la sangre, la respuesta inflamatoria alérgica y la actividad de aparato digestivo. El Omega 3 sólo se pueden obtener a través de la dieta y la suplementación. Los ácidos grasos Omega 3 son el ácido alfa linoleico, el único omega 3 que se encuentra en las plantas y sus derivados EPA y DHA se encuentra presente en el pescado. El EPA también se encuentra en nueces, el aceite de semilla de lino y es el principal responsable de las propiedades positivas sobre el cerebro, el corazón y las articulaciones atribuidas a los ácidos grasos Omega 3.


Además del Omega 3, 6 y 9 está el Omega 7, el cual es un ácido graso monoinsaturado conformado por 7 átomos de carbono, también conocido como ácido palmitoleico. Como ácido graso esenciales se obtiene de los alimentos y es indispensable para una amplia gama de funciones corporales.


No se habla mucho del Omega 7, pero este ácido graso, no escatima en propiedades y ventajas para nuestra salud, siendo muy beneficioso para la piel y las mucosas. Otro Omega importante es el Omega 5 el cual posee propiedades antiinflamatorias. Este inhibe la biosíntesis de prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos los cuales juegan un papel fundamental en los procesos de inflamación y agregación plaquetaria.


Cuando varios siglos atrás el pueblo Inuit se extendió por tierras del Ártico, sus gentes se acomodaron a una de las dietas más extremas del planeta. Esta dieta carece de frutas, vegetales y cereales. Su alimentación consistía básicamente en frutos que crecían en la tundra. Gran parte de la gente inuit comía lo que podían obtener mediante la caza, sobre todo ballenas, focas y pescado. Para los expertos en salud pública resultaba sorprendente que con una dieta tan rica en grasa y proteínas la prevalencia de ataques cardíacos fuese tan baja.

Estudios importantes llevado a cabo por los investigadores daneses Hans olaf Bangy Jorn Dyerberg, durante la década de 1970 concluye que los ácidos grasos Omega 3 ácido eicosanpentanoico y docosopentanoico ejercía un efecto protector sobre la función cardiovascular.


Investigadores concluyen que los adultos tratados con Estatinas para controlar sus niveles de colesterol pero contenían los niveles altos de triglicéridos tenían una reducción de un 25% en su riesgo relativo de ataques cardíacos, los infartos cerebrales y otros eventos cardiacos luego de una buena dieta, ejercicio, y Omega 3.


Todos hemos escuchado que las grasas saturadas no son buenas para la salud, y que las grasas poliinsaturadas si son buenas para nuestra salud, además nos protegen.


También has leído que las grasas TRANS son peligrosas y que los poliinsaturados Omega 3 son muy buenos para nuestro organismo: recordemos nuevamente la clasificación: Ácidos grasos saturados (enlaces simples), Ácidos grasos monoinsaturados (un solo enlace en su estructura) también conocido como Omega 9). Ácidos grasos poliinsaturados (contiene más de un doble enlace en su estructura. A su vez estos ácidos grasos poliinsaturados se clasifican en Omega 3 y Omega 6.


Los ácidos grasos monoinsaturados se derivan de grasas animales y vegetales especialmente el olivo, el maní, y los aceites. El ácido graso monoinsaturado es el ácido oleico presente en el aceite de oliva. No lo olvides, el ácido oleico. Este ácido graso monoinsaturado presenta el doble enlace entre los carbonos 9 y 10 de la cadena. Por eso se llama omega 9 y es el más importante representante de esta familia de grasas . Pero recordemos que el ácido oleico, omega 9 no es el único ácido graso monoinsaturado, también se habla del omega 5 y 7. Estos también son mono insaturados como los mencione anteriormente.

Los grasos poliinsaturados que poseen dos o más enlaces dobles en su estructura, la localización del primer doble enlace de la cadena contando a partir de su extremo izquierdo le da el apellido de ácido graso poliinsaturado. Esto da origen a la familia de los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 y Omega 6.


Estos ácidos son muy importantes para el bienestar del cuerpo. Nuestro metabolismo no está preparado para fabricar ácidos grasos con más de un doble enlace en sus cadenas, por esto, estos ácidos grasos deben ser parte de nuestra alimentación, el más importante de los Omega 6 es el ácido linoleico y de los omega 3 el ácido alfa-linoleico. Dentro de este último grupo encontramos otros Omega 3 pero con un número mayor de átomos de carbono, los omega 3 de cadena larga .Ellos son: el acido eicosapentaenoico (EPA) , el ácido docosapentaenoico (DPA)y el ácido docosahexaenoico (DHA).


Lo más importante que nos debemos preguntar es, ¿para qué son buenos los Omega 3 y Omega 6?, la respuesta es: que son la vía bioquímica común para la producción de un grupo de sustancias llamadas EICOSANOIDES.

Los Eicosanoides, llamadas prostaglandinas, leucotrienos, tromboxanos y lipoximas, cada uno de estos compuestos va a generar una respuesta fisiológica coordinada y precisa, y además tienen influencia sobre el tono de los vasos sanguíneos, la coagulación, la presión arterial.

Quiero hacer énfasis en el Omega 3, como dije anteriormente se considera un ácido graso esencial ya que el cuerpo no puede producirlo por sí solo. Entre los Omega 3 que encontramos se encuentra repito, el ácido alfa linoleico (ALA), predominante en alimentos de origen vegetal, así como él (EPA) y el (DHA), este último juega un papel importante en las membranas celulares de nuestro cuerpo, sobre todo en la retina y el cerebro de allí que es necesario para su correcto funcionamiento. El omega 3 ha sido objeto de estudios por científicos especialmente desde los años 70, cuando el científico Hans Bang descubrió que los esquimales que vivían en Groenlandia tenían índices muy bajos de mortalidad por cardiopatía debido a su dieta abundante en pescado. Bang demostró la conexión de este hecho con el aporte del ácido graso que contiene el pescado en su estudio. El cerebro humano se compone de 60% de grasas, por lo que no es de extrañar que los Omega 3 estén estrechamente relacionado con la salud de este órgano vital. Estas grasas fabrican membranas celulares y promueven la formación de células cerebrales nuevas.


Las Grasas Omega 3 están recomendadas para mantener la salud cerebral. Los estudios han revelado una relación entre el desequilibrio de Omega 3 en la alimentación y el deterioro del rendimiento cerebral y cognitivo. El cerebro contiene más de 1000.000 millones de células y los ácidos grasos Omega 3 son elementos básicos de estas células .estas grasas se unen a las membranas celulares e incrementan su fluidez, lo cual es importante para el funcionamiento de cada célula cerebral, esto ayuda al cerebro a cambiar y adaptarse a la información nueva. Los Omega 3 de las membranas celulares contribuyen al funcionamiento de los receptores de los neurotransmisores, lo que facilita la comunicación de información en el cerebro. Los neurotransmisores son sustancias químicas cerebrales que trasladan información en el cerebro y el organismo.


La recomendación final es disminuir el consumo de ácidos grasas saturados, evitar consumir grasas trans, que son un producto de los procesos de industrialización, y mejor mantenerse en una ingesta adecuada de Omega 3 y Omega 6, recuerda que la enfermedad arterial es una enfermedad inflamatoria, por eso es importante el consumo de grasas antiinflamatorias todo lo anteriormente dicho acompañado de dieta y ejercicio, y una vida saludable sin estrés.



Bibliografía

RODOLFO VEGA LLAMAS

INTERNISTA –CARDIÓLOGO

VIDA SANA

JUAN MADRID CONESA

LIMPIANDO LAS ARTERIAS DE TU CORAZÓN

CARLOS DELGADO

CARDIOLOGIA

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

MICHAEL CRAWFORD

203 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo