Buscar
  • 42k

Promover la cultura del agua y la hidratación.

L.NC. Adriana Domínguez Rodríguez.

Miembro del Consejo Consultor de Nutrición Kyäni LATAM.


Es una realidad que el ser humano necesita del líquido vital para sobrevivir, llamado agua, pero en este artículo abordaremos el todo, ese universo que envuelve al agua para poder obtenerla como recurso natural básico para nuestra existencia.


La cultura del agua, es una herramienta para poder dar servicios, los 2 principales, el servicio de agua potable y el servicio de saneamiento, como país, en México, enfrentamos desafíos hídricos titánicos, dotar el servicio de agua potable, alcantarillado, drenaje y saneamiento a toda la población no es cualquier cosa. Es por eso que debemos valorar este recurso aún más que el mismo oro. Evidentemente daré cifras o hablaré por México, pero la mayoría de los países en América Latina, deben tomar en cuenta toda esta información.


Tanto nuestra existencia, así como nuestra supervivencia están estrechamente ligadas a la comida que consumimos, al agua que bebemos y a los lugares en donde vivimos. Por ello es que tenemos la obligación de promover responsablemente la conservación de los recursos naturales. Debemos conocer como ciudadanos de cualquier parte del mundo, la promoción de la cultura hídrica, tener en cuenta las implicaciones que tiene para los prestadores de servicios llevar el agua hasta nuestros hogares, porque esto evitaría la problemática del desabastecimiento de este líquido vital.


Ya sabemos que somos 70% agua, así que debemos ingerir este líquido diario, pero debemos tener cuidado al hacerlo, debemos cuidar que esté libre de contaminantes, bacterias o cualquier toxina que pueda dañar a nuestro cuerpo, si el agua es impura, insuficiente o inadecuada para el organismo este se altera provocando enfermedades. Es por ello, que purificar el agua, es un tema de "cadena larga" desde que se obtiene hasta que llega a nuestros vasos, y debe pasar a través de diversos procesos para lograrlo, quedando libre de residuos contaminantes, metales pesados, microorganismos patógenos y residuos sólidos.


Beber agua no purificada trae muchas consecuencias, entre las que destacan, envejecimiento prematuro, infecciones estomacales, deterioro de riñones, alergias, entre otras enfermedades.

Es por eso, que debemos pensar en lo particular (familia), logremos impactar en la sociedad o mundo entero (general) para lograr implementar una cultura del agua, planeando, generando cambios tangibles, promocionando y participando como ciudadanos en la búsqueda de mejores prácticas para la obtención de este líquido tan vital para nosotros. El agua es un servicio, no una prestación, es una cultura que no se refiere solo a la acción de comunicar y promocionar conductas de consumo responsable, sino también de estrategia integral planificada y poder ejecutarla en todas las áreas del sistema de aguas.


Así que, ya sabes, si deseas obtener los beneficios del agua, para poder prevenir infecciones, evitar el estreñimiento, mejorar tu rendimiento físico, mantener lubricadas la piel, boca, nariz, etc., así como, regular tu temperatura corporal, debes consumirla con responsabilidad, no solo consumir lo que escuchas por ahí o lees en buscadores de internet o en redes sociales, siempre asiste con un profesional, para que indique cuál es la mejor opción para tí, así como, también entender que este beneficio de conseguirla debe ser tomado con la mejor opción para el medio ambiente, recuerda, todo es un círculo y debemos mantener el equilibrio para que tenga un impacto positivo de regreso.


65 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo