Buscar
  • 42k

¿Qué nos aporta la Vitamina D?

Dr. Rodolfo Vega Llamas.

Miembro del consejo Consultor Científico Kyäni LATAM.


La vitamina D es uno de los suplementos nutricionales más recomendados en la actualidad. Pero, ¿es una cuestión de moda o de necesidad? La Vitamina D clásicamente está relacionada con la salud de los huesos y el metabolismo del calcio. Hoy sabemos que está implicada en decena de procesos biológicos y se trata de una Vitamina-Hormona fundamental para la salud global, física, mental y emocional. Desde hace mucho tiempo la vitamina D se conocía como fijador del calcio al hueso. En personas que sufrían de osteoporosis se relaciona con el déficit de Vitamina D, pero hoy en día se sabe que juega un papel importante con muchas enfermedades y que tiene que ver con la expresión de más de 3000 genes.


Hoy en día, del 30% al 50% de la población tiene deficiencias de vitamina D, siendo esto un impacto importante en la calidad de vida y en la salud, pues tiene que ver con enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial y el cáncer. Además, regula la multiplicación celular y el buen estado del sistema inmune, protegiendo de infecciones. Por otro lado, juega un papel importante en la regulación de la inflamación, la artritis, el dolor de codo, de rodillas, las alteraciones de la piel, como la dermatitis. También se sabe su interacción en las alteraciones de la función tiroidea, procesos degenerativos como el Alzheimer, la esquizofrenia, esclerosis múltiple, e incluso está relacionada en cómo nos comportamos unos con otros, el instinto maternal, el instinto de protección, el aprendizaje, o la creatividad.


Cuando hablamos de Vitamina D, nos podemos referir a sus dos formas: la Vitamina D3 (colecalciferol), o la Vitamina D2 (ergocalciferol, el cual es un derivado sintético). Esta Vitamina D2 es un medicamento del grupo análogos de la vitamina D, que se utiliza para aumentar el aprovechamiento del calcio procedente de los alimentos o de los suplementos en personas que tienen patología del aparato locomotor, como puede ser la Osteoporosis, por ejemplo.

Muy pocos alimentos contienen esta vitamina en forma natural, los que si la contienen son: pescados grasos, pescado azul, sardinas, anchoas, huevo entero, mantequilla, leche y cereales se encuentran entre las mejores fuentes de Vitamina D, sin embargo ,este aporte parece insuficiente en una dieta convencional a la vista de los valores medios de la población en general. Una Fuente importante de síntesis de Vitamina D3 (colecalciferol), es la acción de la radiación ultravioleta sobre una sustancia química que está presente en la piel y que deriva del colesterol (7-hidroxicalciferol). Cuando la radiación ultravioleta del sol incide sobre la piel sin filtro solar que impide el paso a través de la epidermis, se forma el colecalciferol. Después se produce un proceso enzimático y se produce el 25 hidroxi calcidiol que es la forma estable circulante de la vitamina D3 y es la forma como se observa en la analítica de sangre. Recordemos que, para producir suficiente Vitamina D, sí debemos exponernos al sol los que no sufrimos de alguna enfermedad de la piel o que ésta práctica nos ponga en riesgo, además ésta exposición debe ser corta, respetando las campañas de prevención del melanoma, que a decir, respecto a la vitamina D y su consiguiente limitación a la exposición solar constituyen las dos circunstancias básicas por las que el déficit de ésta vitamina sea de carácter epidémico en países subtropicales.


El proceso de activación de la Vitamina D tiene lugar en las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular, son como centrales energéticas), el hígado y los riñones. Estudios importantes realizados por la profesora Victoria Arija, catedrática de medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Rovira y Virgili de Tarragona, refiere que la Vitamina D Interviene en los procesos del sistema inmunológico.


Cuando los riñones activan la Vitamina D, la vierte en el torrente circulatorio en forma de hormona, esta viaja unida a una proteína y llega a los distintos tejidos donde va a actuar, se une a los receptores específicos de la membrana celular o al núcleo celular, y regula la expresión de los genes (se estima que aproximadamente de 3000 genes).


La Vitamina D permite que el cuerpo absorba calcio, el cual es necesario para tener huesos fuertes y sanos. Sin suficiente Vitamina D y calcio, es posible que el hueso no se forme debidamente durante la niñez y que pierdan masa ósea, se debilite, y se rompa con facilidad durante la adultez.

Lo que más nos aporta la vitamina D dentro de sus funciones es que regula la multiplicación celular, regula la actividad apoptótica ,o sea la muerte celular. Estudios importantes han observado que en la vida fetal regula funciones vitales, ayuda a madurar el sistema inmune y regula su actividad. Contribuye en la regulación hormonal de la tensión arterial mediante el sistema renina angiotensina.


La vitamina D tiene un papel predominante en la neuroprotección, ya que puede atravesar la barrera Hemato-Encefálica, pero además se puede sintetizar en el cerebro, con receptores específicos donde se relaciona íntimamente con neurotransmisores, teniendo receptores específicos en el cerebro, con genes que regulan los radicales libres. Además, activa los genes que producen y modulan la sinapsis que son las uniones entre neuronas. Todo esto se traduce en regulación del aprendizaje y memoria, el control motor ,y el envejecimiento cerebral. Se ha visto por estudios recientes la implicación que tiene la Vitamina D en la esquizofrenia y el autismo.


Lo ideal es tener niveles por encima de 30 nanogramos (NG) por ml de sangre. Si tienes niveles por debajo, es mejor acudir a su médico. Recordemos que el 70% de la población mundial tiene niveles por debajo de lo normal, sobre todo las personas de raza negra, personas que trabajan en espacios cerrados, oficinas, y que por falta de tiempo y ocupaciones no toman el sol necesario.



Bibliografía

Kasper,D.,Fauci,A.,Hauser,S.,Longo,D.,Jameson,J.,Loscalzo,J(2017),Harrison,Manual de Medicina, México, McGraw/Hill Interamericana Editores.

282 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo