Buscar
  • 42k

Testimonios y verdades.

L.NC. Adriana Domínguez Rodríguez.

Miembro del Consejo Consultor de Nutrición Kyäni LATAM.


Este espacio quiero dedicarlo a una persona que con su testimonio de vida, nos dará las mejores herramientas para saber ser personas honestas, de credibilidad, de responsabilidad y de coherencia al hablar de algo o alguien o de nosotros mismos, donde nos deja un mensaje muy claro "no hay que confundir las cosas, siempre entender la realidad", y saber tomar decisiones ante los problemas con los que nos enfrentamos día a día. Con un diagnóstico de salud nada favorable, lo hizo comprender el verdadero significado de todo aquello que lo rodeaba en ese momento, y de cómo lo supo tomar para poder lograr su testimonio; te comparto pequeños fragmentos de sus propias palabras y su vivencia a través de un relato emotivo y lleno de mensajes de crecimiento.


Todo comienza con Adrian Erazo, miembro activo y diría yo, pro-activo para la empresa Kyäni, quien nos abrió lo más sagrado para cada ser humano en la tierra y eso es, su privacidad, nos contó de viva voz, que:


Su historia comienza el 14 de febrero del 2017.
"Recuerdo claramente lo sucedido ese día, pues había un partido de champions league de soccer. El Paris Saint Germaín había derrotado desastrosamente al Barcelona en el Parque de los Príncipes en Francia. Aunque el deporte se iba a convertir en la menor de mis preocupaciones. Ese mismo día nos dieron los resultados de la biopsia en una cirugía que había tenido unos días atrás. En frente de mis padres, el urólogo, responsablemente, empezó a destejernos la dura realidad. “Tienes cáncer”.

Al yo escuchar esto, la piel se me puso chinita, de gallina o sea se me erizó, porque no esperas escuchar de alguien tan joven una declaración tan fuerte, y luego luego, vino a mi mente que ante tal diagnóstico yo hubiera pensando que tenía un largo camino por vivir, por recorrer un todo de: amores, desamores, decepciones, crecimientos, fallas, alegrías, tristezas, compartir, convivir, viajar, sorprender, en fin una sin finde opciones que nos da la vida para disfrutarla, todo lo propio de un joven como él.

Tengo la fortuna de conocerlo ya que hace 1 año en el Maratón de Miami coincidimos, él realizó la prueba de 21K y yo de 42K, al terminar debo confesar no había terminado satisfecha con mis tiempos y él muy tranquilo solo decía que había logrado su 21K y que para 2020 iría por su 42K (yo sin saber todo lo que había detrás).


Yo recuerdo que ese 42K fue un reto a mi vida personal, también pasando con mis problemas y viendo éste maratón como una fuga de salida a todas esas emociones y ahora comparto ese mismo sentimiento con las palabras de Adrián, porque al igual que él, decidí darle oportunidad a cambiar mis hábitos para esa preparación del 42K y dentro de estos cambios saber utilizar los suplementos. Y saber ¿para qué hago lo que hago?, es por eso que deseo compartir su testimonio, donde encontramos verdades, realidades que nos hacen cambiar la forma de ver las cosas y evolucionar a un mejor nivel de vida, por eso quiero compartir a alguien que empatiza con mis valores así que:


En palabras de Adrian, continuando con su historia nos contó:


Decidí hacer un cambio paulatino en mi vida. Comencé a comprar más verduras, más frutas y a tomar de manera estricta los productos del triángulo K. Pero ya no lo hacía de forma intuitiva. Decidí instruirme mejor en pro de mi salud. Investigué y los comencé a tomar como se debe. Como se ha aclarado en el pasado, estos productos no son medicamentos milagrosos que curan enfermedades terminales. No obstante, si cumplen con parámetros nutricionales que muestran validez científica para optimizar varias funciones de nuestro organismo como la revitalización de un mal sistema inmunológico. Y el producto no trabaja solo. Si usted no decide vivir en coherencia con los principios del producto, no podrá explotar la máxima capacidad de ellos. Si usted continúa comiendo mal, desvelándose y con vicios. No espere un milagro. El producto es una herramienta de la cual nos podemos sujetar para cambiar nuestros hábitos y mejorar nuestra calidad de vida.


Ya había tenido la oportunidad de participar en maratones de distancia media (21 kilómetros) hasta que, finalmente, tomé la decisión de someterme a un entrenamiento para mi primera maratón completa. Meses de mucho sacrificio, de levantarse temprano, de ser el primero de tu grupo en entrenar y el último en terminar. Cuando eso, comencé a anexar productos basados en colágeno hidrolizado. Alimento celular para el sistema óseo y promotor del glutatión del cual empezamos a carecer ya avanzados en la carrera. Las rodillas son las más afectadas con estos ejercicios de impacto, por ello, brindarle la fuente de alimento apropiado nos da la posibilidad de entrenar más fuerte sin temor alguno a las lesiones. Muchos piensan que la maratón es solo el día de la competencia, pero dicho reto empieza desde la primera sesión de entrenamiento. Cada sesión en donde ya se piensa que no se puede seguir, es fundamental para poder tolerar el desafío mayor.


Una maratón cuenta con 2 actos. El primero son los 21kms donde se puede absorber la euforia de un mar de personas. Las calles están llenas y esa convivencia hace que el tiempo vuele. En cada centro de hidratación hay personas sujetando pancartas y shows. En este evento tuve que redescubrirme en múltiples ocasiones para poder llegar a la meta. Una experiencia de fortalecimiento tanto físico como mental ya que, en el segundo acto, el ambiente cambia. Llegando a ese punto hay una importante división de carril entre media y maratón completa. Sin temor a exagerar, casi el 90% dobla al carril de media maratón para finiquitar su carrera. Se les ve alegres y aliviados porque el esfuerzo está por terminarse.


Continuará. . .



117 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo