Buscar
  • 42k

Vitamina para los Peques.

L.NC. Adriana Domínguez Rodríguez.

Miembro del Consejo Consultor de Nutrición Kyäni LATAM.




Hablar o escribir de cómo los pequeños deben alimentarse no es cosa fácil, ya que nos enfrentamos a diferentes situaciones como demografía, economía, políticas de salud, cultura, etc… de cada niño que vive en este planeta, así que trataré de darte lo más cercano a la individualidad pero partiendo de la generalidad que caracteriza el conocimiento básico, para tener a nuestros pequeños en la mejor condición de salud y bienestar integral.


Así que debemos entender que desde que nacen, su primer año de vida, en cuestión de alimentación es importante, es el punto base de dónde se verá una gran transición radical en el modo de cómo obtiene sus nutrimentos.


En resumen cuando el bebé nace debe ingerir y absorber la leche materna o sucedáneo antes de metabolizarlos, esto durante los primeros meses de vida aproximadamente entre el 1ro al 5to y debe sólo consumir leche materna (siendo su único alimento en la dieta). A partir de los 6 meses, puede que la dieta del bebé comience con cambios como agregar otros alimentos de forma paulatina así como constante hasta que llega al año de edad y quedan incorporados ya por completos los alimentos que consume la familia.


Tanto la nutrición como la alimentación y salud, tienen implicaciones a largo plazo de un individuo:


Lo que suceda en su infancia y niñez repercutirá en la adolescencia y en la adultez.

Toda práctica alimentaria cotidiana tendrá efectos profundos en el crecimiento, el desarrollo, desempeño y calidad de vida de los pequeños. Es por ello que nosotros como papás no sólo debemos responsabilizarnos por su seguridad sino por el cuidado de la alimentación y nutrición que forma parte esencial de la atención a su salud integral.


Debemos en estos tiempos comenzar a cambiar nuestras posturas y comenzar a enfatizar en no sólo solucionar los problemas de salud sino en prevenirlos y promover la salud atendiendo los detalles de la vida diaria de un pequeño, porque partiendo de esto, el cuidado será un proceso continuo, que a diferencia de todas las acciones por solucionar los problemas de salud que los aqueja como el sobrepeso y la obesidad, éste tendrá un carácter permanente en la salud del niño, garantizando su crecimiento adecuado sin comprometer su salud.


Para asegurar un buen crecimiento de los pequeños, se recomienda en primer lugar consumir frutas y verduras, así como cereales, leguminosas, proteínas, aceites saludables, una correcta hidratación, y de ser necesario suplementarse si existe una condición física que así lo determine y sea evaluada por un especialista de la salud que indique esa suplementación.

Y entendiendo todo esto sabremos que los pequeños solo necesitan comer lo más saludable posible, formando así su conducta alimentaria en las etapas preescolar y escolar, para fomentar los buenos hábitos que predominarán a lo largo de toda la vida.


Así que en ésta época de calor, te recomiendo aquellas vitaminas que no deben faltar en estos meses para tu peque. Esto no quiere decir y es fundamental que entiendas, que no pueden faltar vitaminas y minerales en la alimentación de un niño, pero específicamente ahora en verano con estos calores, ya que cobra importancia la ingesta de nutrimentos como función antioxidante, por ejemplo los carotenos de la vitamina A, la vitamina C y E. Estas vitaminas en el cuerpo, ayudan a reducir el estrés que el calor y el cambio de horarios provocan, pero además, cuidarán de la piel de los niños, evitando la resequedad, además de elevar las defensas para prevenir cualquier bajón en el sistema inmune. También es importante consumir complejo B que evita la resequedad en la boca y cuidan del funcionamiento cerebral y nervioso en el organismo de los más pequeños.


Así que ya sabes, si quieres garantizar que tu peque tenga las vitaminas que necesita en su día a día, es importante siempre considerar verduras y frutas frescas de todo tipo y color, para incluir así variedad de nutrimentos. También te recomiendo pescados frescos grasos (sino es salmón, puede ser huachinango, atún o sardina), que además de aportar calcio, nos ayudan a incluir vitamina E en la dieta. Y siempre debemos ofrecer un poco de arroz, cereales y/o pan integral para garantizar la oferta de vitaminas del complejo B en la dieta del pequeño.


Con toda esta combinación de vitaminas y minerales en la mesa de tu peque durante estos meses de verano, estarás tranquil@ de que no faltarán buenos nutrimentos y la importancia de que esos hábitos saludables sean permanentes, así que sabrás con certeza que lo que coma tendrá lo necesario para cuidar la salud de su organismo, previniendo el sobrepeso y obesidad.



Debajo de cada artículo, déjanos tus comentarios o mándame tu correo a nutricion@kyanicorp.com




Bibliografía:


1. American Academy of Pediatrics. Policy Statement. Sección on Breastfeedeing. Breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics 2005; 115: 496-506.


2. Hernández Aguilar MT, Aguayo Maldonado J. Comité de Lactancia materna de la asociación Española de Pediatría. La lactancia materna. Cómo promover y apoyar la lactancia materna en la práctica pediátrica. Recomendaciones del Comité de Lactancia de la AEP. An Pediatr (Barc) 2005; 63: 340-56


3. Alimentación de tus hijos. Nutrición saludable de la infancia a la adolescencia. Agencia Española de Seguridad Alimentaría. Ministerio de Sanidad y Consumo Madrid 2005.


4. Gidding SS, Dennison BA, Birch LL, et al; American Heart Association. Dietary Recommendations for Children and Adolescent: a Guide for Practitioners. Pediatrics 2006; 117: 544-59.


5. Nutrición en la Infancia y Adolescencia. En: Ballabriga A, Carrascosa, editores. Madrid: Ergon, 2006.


6. Bousoño C. Requerimientos nutricionales en la infancia y adolescencia. Nutrición Pedíatrica Práctica. Pediatrika 1999, Supl 1: 38-43.


112 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo